Baños públicos: cómo equiparlos adecuadamente

Características de los baños públicos: elementos imprescindibles

A diario, millones de personas hacen uso de los baños públicos en bares, restaurantes, universidades, empresas o lugares de ocio en todo el mundo. Por ello, es fundamental que cumplan con las normas de seguridad e higiene y con la accesibilidad que demandan las personas con movilidad reducida (PMR). Por lo general, estos servicios están separados por sexo. Lo más recomendable es contar con un recinto único para ambos sexos que incluya un acceso independiente para mujeres y hombres, de manera que pueda ser usado fácilmente por personas con discapacidad que necesiten asistencia en el baño.
En algunos recintos como aeropuertos, centros comerciales, centros médicos o cines, se dan además las condiciones idóneas para incluir un mudador donde cambiar los pañales a los bebés o donde las madres puedan entrar con sus hijos. Estos espacios, que a veces nos parecen “exclusivos”, deberían estar siempre a disposición de las personas que necesiten usarlos .
Veamos con más detalle cuáles son las características que deben tener los baños públicos:

Distribución de los componentes

Si te preguntan qué elementos deben tener los baños públicos, seguramente te sea muy sencillo responder: inodoros, lavabos, espejos, portarrollos, dispensadores de jabón o secadores de manos son imprescindibles. La gran pregunta (sobre todo si el espacio es reducido) es de qué manera situamos cada uno de ellos para que den como resultado un baño 10.
Sin duda, uno de los elementos que distinguen un servicio público es la accesibilidad. La sociedad cada vez está más concienciada de la importancia de la eliminación de las barreras arquitectónicas para mejorar el movimiento de cualquier persona que desee usarlo.
Por ello, los baños públicos han de ser amplios, con el fin de que pueda ser utilizado por personas en silla de ruedas, con carrito de bebé o con cualquier otro problema de movilidad. Para conseguirlo, lo más importante no es que el espacio sea grande sino que esté bien organizado.
La distribución en el baño es esencial para facilitar cualquier maniobra que se realice con una silla de ruedas. Esta dependerá del espacio total disponible, pero la idea es que una silla pueda girar y moverse en un diámetro de 1,5 metros dentro del recinto. Si no se cuenta con mucho espacio, es aconsejable que el inodoro se encuentre lo más alejado posible de la puerta y que sea el lavabo lo que esté más cerca. Además, la puerta siempre debe abrirse para el exterior, para que no suponga un estorbo.

Inodoro

Para crear un baño público perfecto no es necesario gastar demasiado dinero. Por menos de 100 euros, en thebath.es puedes encontrar modelos de inodoros de diferentes diseños y acabados. Una relación calidad-precio inmejorable que te permitirá personalizar el espacio con las líneas más vanguardistas o clásicas a tu antojo.
Si, además, la empresa quiere instalar un inodoro adecuado para personas con movilidad reducida (PMR) han de tenerse en cuenta dos aspectos: por un lado, la altura del sanitario debe estar entre los 46 y los 48 cm. Además, es importante dejar un espacio libre de 80 cm a un lado del mismo para facilitar el traslado al inodoro del usuario desde una silla de ruedas.

Lavabo

La primera impresión al entrar en un baño público es importante. Cuidar hasta el más mínimo detalle ayuda a que los clientes se formen una buena opinión sobre tu empresa. Los lavabos son una excusa ideal para ofrecer la mejor imagen posible del negocio. Para servicios espaciosos, los lavabos sobre encimera son la última tendencia. Si, por el contrario, es un aseo reducido, decántate por un modelo suspendido, que aporta funcionalidad sin quitar espacio.
Para crear baños públicos accesibles también hay aspectos importantes a la hora de elegir el lavabo perfecto: por ejemplo, no debe tener pedestal ni faldón que obstaculice el acercamiento de la silla de ruedas. La altura libre inferior debe ser de aproximadamente 70 cm y la altura máxima del lavabo de 80 cm. La grifería debe ser de tipo palanca para que su uso resulte más sencillo y no haya que hacer demasiadas maniobras. Si es con sensor, mejor que mejor. Además, debe poder alcanzarse desde una posición en la que la persona esté sentada, a unos 40 cm como máximo. En el caso de los elementos de alrededor del lavabo, como los dispensadores de jabón o el secador de manos, estos deben ser instalados a una altura máxima de 110 cm.

Espejo

La última moda en servicios públicos son los espejos de led. Aportan modernidad, luminosidad y frescura al espacio. Instalarlos es una forma ideal de resaltar el brillo de los aseos en tonos claros, así como dar sensación de amplitud en los que son angostos. No obstante, si eres de los que apuestan por un estilo más sobrio, un modelo rústico es tu as en la manga.
¿Qué debe tener un espejo para poder ser instalado en baños públicos para PMR? Lo fundamental es que sea plano. Los espejos inclinados ya no se usan, ya que no son cómodos para todo tipo de personas. Además, es importante que empiece inmediatamente al terminar el lavabo para que la altura sea adecuada para que las personas que están sentadas en una silla de ruedas puedan verse sin problemas.

Accesorios de los baños públicos

En un buen aseo público encontraremos, además, elementos como el portarrollos de papel, el dispensador de jabón, el secamanos y, en algunos hoteles, el secador de pelo. Estos accesorios han de estar siempre cargados y en óptimo funcionamiento. En la web de thebath.es puedes encontrarlos a un precio increíble y en diferentes acabados que te permiten jugar con el diseño de la estancia.
Para crear un baño accessible es fundamental que todos los accesorios como interruptores, secadores de pelo, dispensadores de papel o dispensadores de jabón estén situados a una altura máxima de 1,2 metros desde el suelo. Además, el papel higiénico desde estar ubicado a una distancia que pueda alcanzarse estando sentado en el inodoro, no superior a los 40 cm.

Elementos de seguridad

¡Ya casi lo tienes! Si quieres terminar de crear un baño público accesible, hay algunos detalles que no debes pasar por alto. Por ejemplo, las barras de seguridad para que la persona pueda apoyarse deben instalarse a una altura de 75 cm en sentido horizontal, quedando totalmente recta y fija. Además, deben ubicarse a 40 cm como máximo del eje del inodoro. Estas barras sirven de apoyo tanto a aquellas personas que están en cuclillas porque no quieren apoyarse en la taza del inodoro como a aquellas que presentan alguna discapacidad y necesitan apoyarse para efectuar el desplazamiento desde la silla de ruedas. Para que resulte más sencillo, las barras deben ser alcanzables desde el sector que se destina a la transferencia y facilitar el apoyo.

¿Has tomado nota? Es sencillo: crea el baño público que te gustaría utilizar a ti mismo. ¡En thebath.es encontrarás todo lo necesario!

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Suscríbete a nuestra Newsletter

¿Quieres estar al tanto de todas nuestras novedades? Suscríbete y recibirás en tu email todos los consejos y novedades que publicamos en nuestro blog. ¡No te los pierdas!

Entradas relacionadas

  1. Genial y detallado artículo sobre lo que debe tener un buen baño público, aunque también estaría orientado a centros comerciales, cines, hipermercados, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas recientes