Cómo bañar a tu mascota y dejar el baño como nuevo

En ocasiones, el banar a tu mascota puede resultar una actividad complicada y desagradable. Si contamos con una mascota de tamano pequeno o mediano, podremos optar por asear a nuestro animal de companía en nuestra propia casa, usando nuestro bano para poder asearlo.

No siempre el momento del bano es una actividad sencilla y placentera. Por este motivo debemos intentar convertir este momento en un hecho agradable, que no convierta nuestro bonito cuarto de bano en una piscina o en algo aún peor.

Si a nuestra mascota no le gusta el momento del bano y suele intentar escapar, una alternativa es sujetarle mediante una correa. Sin olvidar que al ponérsela debemos hacerlo con suavidad y carino, para no convertir ese momento en algo desagradable para él o ella.

Por norma general, los animales suelen sacudirse en el momento de ser mojados para eliminar ese exceso de humedad que presentan en su cuerpo. Por este motivo, debemos dejar que lo haga en el interior de la ducha o banera, eliminando así el riesgo de que empapen todo el bano.

Una vez hemos enjabonado y aclarado a nuestra mascota. Dentro de la ducha, secaremos con toallas secas al animal, retirando así el exceso de humedad.

Una vez ya está nuestra mascota seca, procederemos a sacarle de la ducha y eliminaremos de manera total la humedad ayudándonos de un secador. Es recomendable colocar alguna toalla en el suelo, para no ensuciarlo demasiado.

Una vez seco totalmente, nuestro animal de companía ya estará limpio y nuestro bano no presentará grandes danos tras el proceso, con retirar las toallas y aclarar la ducha con un poco de agua, ya tendremos nuestro bano en perfecto estado de nuevo.

Imagen vista en>

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *